Los accidentes de tráfico en Galicia. El alcohol y la conducción

Los accidentes de tráfico en Galicia
Los accidentes de tráfico en Galicia, ¿se pueden evitar?
20/02/2017
Como elegir Autoescuela en Santiago de Compostela
Como elegir autoescuela en Santiago
16/03/2017
Show all
Los accidentes de tráfico en Galicia

Todos hemos escuchado o leído en multitud de ocasiones lo perjudicial que puede resultar el alcohol para nuestro organismo. En esta ocasión haremos hincapié en la bebida y el alcohol, como factor de riesgo y desencadenante de los accidentes de tráfico en Galicia.

Se observa, con demasiada frecuencia, que los conductores nos hacemos cargo de un vehículo después de haber ingerido bebidas alcohólicas y no somos conscientes de la peligrosidad que ello implica, la sociedad en general no es demasiado crítica con tal situación.

Más de la mitad de la población adulta en nuestro país admite consumir habitualmente alguna cantidad de alcohol, el cual está presente en un gran número de accidentes mortales o causantes de lesiones graves.

En España, se utilizan las bebidas alcohólicas como parte de la dieta alimentaria o en busca de efectos euforizantes o tranquilizantes debido a su acción sobre el sistema nervioso central.

Sólo rogamos a los conductores que en caso de tomar bebidas alcohólicas no se pongan a cargo del vehículo.

Una primera medida será el rechazo de la sociedad hacía aquellos que sí lo hacen.

El uso indebido del alcohol no es un problema que afecta sólo a los jóvenes inmersos en el “botellón”, ya que las infracciones cometidas son por dar positivo en los controles de alcoholemia independientemente de la edad. De hecho se observa que en los diferentes cursos que se imparten para la recuperación parcial o total de puntos, la mayor parte de los asistentes son alumnos mayores de 30 años.

Con lo cual este es un problema que concierne a la sociedad en general.

La tendencia de los países desarrollados, es rebajar la tasa de alcoholemia permitida para conducir y endurecer las sanciones administrativas o penales en caso de superarlas.

El propio organismo humano produce una cierta cantidad de alcohol que recibe el nombre de endógeno y que no sobrepasa la cantidad de 0,03 gramos por litro en condiciones normales.

¿Por qué no conducir sólo bajo los efectos de ese alcohol que genera nuestro propio organismo?

La Alcoholemia

La alcoholemia es la concentración de alcohol (etanol) en sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre o su equivalente en aire espirado.

Alcoholemia

Legislación Actual sobre la Alcoholemia en la Conducción

A los conductores en general, se les permite tasas de alcohol de: 0,5 g/l en sangre o 0,25 mg/l de aire espirado.

Los conductores con menos de dos años de antigüedad, con su primer permiso o conductores de camiones de MMA superior a 3,5 t, autobuses, transporte escolar, transporte de mercancías peligrosas, taxis, vehículos prioritarios…  sólo se les permite tasas de alcohol de 0,3 g/l en sangre o 0,15 mg/l en aire espirado.

Variablesa que influyen en la tasa de alcoholemia

El peso.

La rapidez con que se ingiere.

Tipo de bebida, se absorbe más rápido la destilada que la fermentada.

Estómago vacío o lleno.

El sexo de la persona y las circunstancias personales.

La toma de medicamentos.

La edad.

El alcohol alcanza su máximo nivel en sangre entre los 30 y 90 minutos después de haberlo ingerido.

Efectos que produce el alcohol sobre la conducción

Disminuye su capacidad de atención.

Disminuye la capacidad auditiva.

Produce pérdida de reflejos y sueño.

Percibe peor las luces, las distancias, las señales y la velocidad.

Es más sensible al deslumbramiento.

Se estrecha su campo visual, efecto túnel.

Puede volverse agresivo y menos responsable.

En definitiva, el alcohol es incompatible con una conducción segura.

Controles de alcoholemia

La medición de la alcoholemia, se puede llevar a cabo según el fluido utilizado como muestra.

  • Detección en sangre.
  • Detección en orina, saliva y aire espirado.

    Controles de alcoholemia

Las pruebas de alcoholemia se efectúan mediante aparatos de detección del aire espirado.

Estos valores son fiables transcurridos aproximadamente unos 20 minutos después de haber ingerido el alcohol, ya que los restos de este en la boca puede provocar errores.

Si está fumando debe esperar unos 5 minutos para que la prueba no se vea alterada.

Después de cada intento fallido en la realización de la prueba, deberá instalarse una nueva boquilla para evitar acumulación de alcohol en la misma.

Se puede solicitar una segunda prueba de contraste en aire espirado igual a la anterior, entre ambas pruebas debe mediar un tiempo mínimo de 10 minutos.

A petición del interesado o por orden de la Autoridad judicial se podrán repetir las pruebas a efectos de contraste, pudiendo consistir en análisis de sangre u orina.

Si el resultado de la segunda prueba practicada por el Agente o el de los análisis solicitados por el interesado fuese positivo o en el caso de que el conductor del vehículo a motor presente síntomas de estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas o en caso de negativa a someterse a las pruebas, será conducido por los Agentes de la Autoridad al juzgado que corresponda.

Inmovilización del vehículo

Salvo que otra persona debidamente habilitada pudiera hacerse cargo de la conducción del vehículo, el Agente podrá proceder a la inmovilización inmediata del mismo, cuando:

El resultado de las pruebas fuera positivo.

En caso de que el conductor se negase a efectuar las pruebas.

Los gastos que se produzcan por la inmovilización, traslado y depósito del vehículo serán de cuenta del conductor.

Inmovilización de vehículo

El personal sanitario vendrá obligado a:

Remitir las pruebas al laboratorio correspondiente.

Enviar los resultados de las pruebas a la Autoridad judicial, a los Órganos periféricos de la Jefatura Central de Tráfico y, cuando proceda, a las autoridades municipales competentes.

Entre los datos que comunique deberá figurar el sistema empleado en las pruebas de alcoholemia, la hora de toma de muestra, método utilizado para su conservación y el porcentaje de alcohol en sangre.

Tratamiento legal del Alcohol

El tratamiento legal de la alcoholemia tiene dos vías posibles:

Vía adminsitrativa para la alcoholemia

Para los conductores con carácter general que presenten una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,25 mg/l y hasta 0,50 mg/l le acarrea una sanción económica y la pérdida de 4 puntos. Si la tasa es superior a 0,50 mg/l y hasta 0,60 mg/l le supone además de la sanción económica la pérdida de 6 puntos.

Para los conductores profesionales o que tengan menos de 2 años de antigüedad con su primer permiso y que arrojen una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,15 mg/l y hasta 0,30 mg/l le supone la pérdida de 4 puntos. Si es superior a 0,30 mg/l y hasta 0,40 mg/l le retiran 6 puntos y, en ambos casos, su correspondiente sanción económica.

Vía penal para la alcoholemia

Los conductores en general que superen la tasa de 0,60 mg/l de aire espirado han cometido un delito ( art. 379 del código penal) con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio a la comunidad de 31 a 90 días y privación de la conducción de 1 a 4 años.

Los profesionales o noveles que excedan en más de 0,40 mg/l en aire espirado o los que se nieguen a someterse a las pruebas de alcohol o drogas ( art. 383) prisión de 6 meses a 1 año y privación de la conducción de 1 a 4 años.

Además de las sanciones administrativas que podemos recibir, la conducción bajo los efectos del alcohol también podría tener consecuencias penales.